domingo, 29 de julio de 2018

Para curar la ironía





Le preguntan a Patrick Melrose (protagonista de la serie del mismo nombre):

–¿Aún no abandonas la ironía, verdad?

–(Suspira) La adicción más difícil –responde.

Vale anotar que Patrick Melrose es adicto a casi todo tipo de drogas. La escena en cuestión me provocó la pregunta de si existirán grupos de ayuda para los adictos a la ironía, como sí lo existen para otro tipo de adicciones. Sé que serían innecesarios, pero como vivimos en un mundo en el que a cada segundo a algún idiota se le ocurre una genialidad, no descarto que alguien, en algún lugar del planeta, esté luchando contra la ironía. Mi testimonio final, o inicial, sería: que mi ironía se encuentra muy por debajo del cero, digamos que en -0.5 grados; y que el único espacio donde la ironía puede alcanzar semejante descenso, es en donde gobierna el Terrorismo de Estado, donde se desarrolla una cacería humana, hoy, ese lugar, se llama Nicaragua.

Diario de la ironía
29.07.18 

jueves, 17 de mayo de 2018

Fábrica de caudillos




Juan Sobalvarro

Cuando iniciaron las protestas de abril, uno de mis primeros pensamientos fue, que en Nicaragua hemos tenido dos dictaduras con menos de 50 años entre una y otra. Digo lo de los 50 años por aquello de “No hay mal que dure cien años…”. Además, que el tema de la dictadura de Daniel Ortega –por ejemplo, fijar su fecha de nacimiento– se presta para largas discusiones y no es el asunto de este texto.
Con el estallido de las protestas pensé que ya era hora. Que vivir en sumisión bajo una dictadura es inmoral. De golpe se me vino lo de las dictaduras continuas, que dos dictaduras en menos de un siglo son señales evidente de una sociedad enferma.

martes, 1 de mayo de 2018

¿Izquierda? ¿Derecha?


Juan Sobalvarro
 
He visto a muchos amigos centroamericanos preocupados por la situación en Nicaragua. También he leído las explicaciones que reciben desde Nicaragua y sus posteriores reacciones. Al final, me queda claro que, pese a la pequeñez geográfica de nuestros países y la cercanía de los mismos, desconocemos los procesos políticos de uno u otro país, que cada país centroamericano es particular, a pesar de las semejanzas culturales que podamos encontrar en la faja mesoamericana. Y eso para nada nos debe sonar a pobreza. Definitivamente nacimos en una región cargada de pasión. También, una región dramática y llena de dolor.

sábado, 28 de abril de 2018

Los tiranos se mienten a sí mismos


El tirano se miente a sí mismo desde el principio. Primero se dice: Soy su salvador, el pueblo me ama, jamás se pondrá en mi contra. Pero cuando descubre que el pueblo, lejos de adorarlo, lo aborrece, se dice: Me tienen miedo, jamás se atreverán a ponerse en mi contra. Llega el día que el pueblo vence el miedo y se rebela, y el tirano se dice: Voy a mostrarles los huevos que tengo. Primero habrá un baño de sangre, no me verán caer. Tarde o temprano, lleno de dignidad, el pueblo lo saca de su mentira.