domingo, 29 de julio de 2018

Para curar la ironía





Le preguntan a Patrick Melrose (protagonista de la serie del mismo nombre):

–¿Aún no abandonas la ironía, verdad?

–(Suspira) La adicción más difícil –responde.

Vale anotar que Patrick Melrose es adicto a casi todo tipo de drogas. La escena en cuestión me provocó la pregunta de si existirán grupos de ayuda para los adictos a la ironía, como sí lo existen para otro tipo de adicciones. Sé que serían innecesarios, pero como vivimos en un mundo en el que a cada segundo a algún idiota se le ocurre una genialidad, no descarto que alguien, en algún lugar del planeta, esté luchando contra la ironía. Mi testimonio final, o inicial, sería: que mi ironía se encuentra muy por debajo del cero, digamos que en -0.5 grados; y que el único espacio donde la ironía puede alcanzar semejante descenso, es en donde gobierna el Terrorismo de Estado, donde se desarrolla una cacería humana, hoy, ese lugar, se llama Nicaragua.

Diario de la ironía
29.07.18 

No hay comentarios: